Se levanta el viento: una impactante historia de amor y guerra en Japón

Se levanta el viento


Hayao Miyazaki, sin duda, ostenta el título de ser el director de animación más destacado de la historia. ¿Puede discutirse? Por supuesto. Walt Disney goza de una fama mucho mayor; sin él, el anime tal como lo conocemos hoy no existiría, ya que los primeros animadores japoneses imitaron deliberadamente el estilo de Disney. Aunque Disney nunca dirigió una película de animación, simplemente produjo las películas que llevan su nombre. También ha habido directores en el mundo de la animación que fueron más experimentales que Miyazaki (Ralph Bakshi), más filosóficos (Mamoru Oshii), y más exitosos financieramente a nivel mundial (John Lassiter y el equipo de dirección de Pixar). Reconocer sus logros no resta mérito a Miyazaki.

Sin embargo, el legado de Miyazaki como director es indiscutiblemente impresionante. Con once largometrajes en su haber, ninguno de ellos se considera de baja calidad. La diversidad en sus películas significa que no todos estarán de acuerdo en cuáles son sus obras maestras, pero todas comparten personajes cautivadores, animación exquisita y un puro sentido de asombro infantil. Ser fanático de la animación no implica amar cada obra de Hayao Miyazaki, pero si no se le reconoce su talento y su impacto en el mundo de la animación, entonces no se le ha prestado suficiente atención.

Miyazaki anunció que "The Wind Rises" es su despedida; aunque en el pasado ha hablado de su retiro, parece que esta película será su última obra dirigida. Sí, es decepcionante, pero si esta debe ser la última película de Miyazaki, "The Wind Rises" es una elección excelente para cerrar su carrera.

No es su película más emocionante, ni siquiera la más entretenida. Es, sin embargo, su obra más madura, llena de conceptos que no había explorado antes. Momentos de casi fantasía se entrelazan con melancolía, y la sutileza de la historia implica que no hay respuestas fáciles para los temas complejos que aborda la película.

Es probable que los niños que disfrutaron de sus otras películas encuentren que "The Wind Rises" no es tan adecuada hasta llegar al final de la secundaria, aunque hay poco contenido ofensivo y nada que justifique la clasificación PG-13 que ha recibido. Pero para los adultos que pueden apreciar una película animada que desafíe más que la mayoría de las películas de acción real, esta obra es realmente especial.

Mucho antes de que Jiro conozca las palabras, ya anhela ser ingeniero aeronáutico. Desde joven, sueña con diseñar aviones. No obstante, sus sueños están plagados de visiones más oscuras, con cruces de hierro y promesas de violencia en la distancia. Jiro solo quiere soñar y diseñar, pero de alguna manera comprende que la belleza del vuelo será cooptada por aquellos que la usarían para la destrucción. Aun así, no puede resistirse a mirar las estrellas y contemplar la vida en las nubes...

A medida que crece, inspirado por los diseños del ingeniero italiano Giovanni Caproni, Jiro comienza a convertir sus fantasías en realidad a través de sus estudios en la Universidad de Tokio. Sobrevive al gran terremoto de Kanto de 1923 (representado con detalle), y finalmente es reclutado por una firma que construye aviones para el gobierno cada vez más militarizado. Se hace amigo cercano de Honjo, otro ingeniero que aprecia los increíbles talentos de Jiro.

Finalmente, ambos son enviados a Alemania para evaluar el programa de aviación del Reich; se sorprenden por la reticencia alemana a compartir información y por el asombroso rezago de su propio país en este campo. Determinados a cerrar la brecha entre la tecnología alemana y japonesa, emprenden caminos diferentes para construir un avión que rivalice con cualquier otro en el mundo. Mientras tanto, Jiro se reencuentra con una joven a la que rescató durante el terremoto años antes, y comienza un romance agridulce para el hombre dividido entre el amor por su trabajo, sus sueños y la mujer que ha conquistado su corazón.

Miyazaki toma decisiones audaces y arriesgadas en "The Wind Rises", y el espectador debe juzgar qué tan bien logra sus objetivos. Aunque el anime se caracteriza por visuales detallados, gran parte de "The Wind Rises" se presenta de manera más simple. Dado que la historia es una ficcionalización de la vida de Jiro Horikoshi, el creador del avión de combate Zero, podría haberse esperado un enfoque visual diferente. No obstante, es hermoso de presenciar, y la simplicidad ayuda a la audiencia a reconocer la fina línea entre el mundo de los sueños de Jiro y la realidad que trata de crear.

Otro movimiento sorprendente fue la decisión de crear la mayoría, si no todos, los sonidos mecánicos mediante el uso de sonidos humanos, básicamente, alguien haciendo efectos de sonido vocalizados en un micrófono. Al principio, es extraño e incluso desconcertante. Estamos acostumbrados a tener sonidos realistas en nuestras películas, y los efectos sonoros vocalizados pueden parecer ligeramente amateur. Sin embargo, la razón detrás de esto se hace clara durante la secuencia del terremoto de Kanto, nuevamente realizada con efectos vocalizados.

Se comprende que el movimiento de la tierra y la tecnología en pantalla comparten la misma tonalidad: estamos escuchando la voz de los kami, el sonido de los dioses. Al alcanzar los cielos (o la tecnología en general), nos adentramos en un reino de espíritus que no conocemos ni comprendemos, una decisión mucho más peligrosa y audaz de lo que podríamos haber imaginado. Claro, esto es solo una interpretación; para algunos, lo único que se escucha en la banda sonora son ruidos que soplan. Sin embargo, es refrescante ver a un director envejecido continuar arriesgándose en su enfoque cinematográfico.

En cuanto al doblaje, es aceptable pero está lejos de ser el mejor de las películas de Studio Ghibli. Joseph Gordon-Levitt, a quien a menudo disfruto, parece extrañamente apagado en el papel principal de Jiro. Aunque puede estar intentando emular al actor de voz japonés, nada menos que Hideaki Anno, el creador de Neon Genesis Evangelion, su actuación no resulta cautivadora. En contraste, John Krasinski de The Office realiza un trabajo memorable como Honjo; el documentalista y ocasional actor Werner Herzog también impresiona en un pequeño papel como Castorp, un alemán comprensivo que Jiro conoce en sus viajes.

Para los entusiastas del cine, "The Wind Rises" es un torbellino de preguntas abiertas que generará debate durante horas después de verla. ¿Es pacifista o militarista? ¿Nacionalista o crítico de Japón durante la Segunda Guerra Mundial? La audiencia japonesa estaba indecisa, y los estadounidenses, sin estar seguros de qué pensar acerca de una película sobre un héroe de guerra en el lado equivocado del conflicto, también estarán divididos. ¿Está Jiro impulsado por el corazón, el ego o ambos? ¿Vale la pena perseguir un sueño si ese sueño inevitablemente conduce a la destrucción, aunque también pueda resultar en un gran bien? Estas y muchas otras preguntas quedan sin respuesta.

Miyazaki, conocido por sus posturas ambientales y su oposición a la remilitarización de Japón, sin embargo, no intenta imponer sus opiniones. Hay muchos hilos sutiles que el espectador cuidadoso y paciente puede entretejer. Esto confiere a la película una matiz, permitiendo que cada espectador salga con ideas significativamente diferentes sobre lo que acaba de presenciar. Miyazaki construye cuidadosamente el retrato de la vida de un hombre, y cuando se hace con maestría, estos retratos nos dejan con una ambigüedad realista.

Lo que más me impactó de "The Wind Rises" es el melancólico contraste entre el amor y la belleza puros y los compromisos de la vida cotidiana. Jiro es un individuo amable, reflexivo y tierno, que defiende al desvalido y tiene genuinos deseos de beneficiar a la humanidad a través de sus creaciones. Quiere ser el mejor trabajador, amigo y cónyuge posible. Los compromisos son inevitables en un mundo imperfecto, pero siempre vienen con un precio emocional y relacional.

Como dice el poema, "el viento está subiendo, ¡debemos intentar vivir!" Y sin embargo, cuando vivir los sueños conlleva caos y muerte, ¿es eso vivir verdaderamente? Jiro encarna la dolorosa y maravillosa realidad de que vivimos en un mundo caído, con personas que no siempre actúan según lo mejor de su naturaleza. Incluso perseguir un sueño puro no garantiza que no nos manchemos con las imperfecciones de la vida.

Pensaré en "The Wind Rises" durante mucho tiempo. Ofrece mucho en qué reflexionar. Puede que no sea para todos, ya que es más difícil de absorber y apreciar que muchas otras obras de Miyazaki, pero no hay vergüenza en reconocerlo. No es lo que se espera del maestro, pero en mi opinión, podría considerarse su obra maestra. Si eres un apasionado de la animación, no deberías dejar de verla.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Se levanta el viento: una impactante historia de amor y guerra en Japón puedes visitar la categoría Peliculas.

Te puede gustar:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir